¿Puedo comer de todo en una dieta?

Comer de todo en una dieta

La palabra “dieta” significa estilo de vida, e indica un régimen alimenticio que las personas siguen para lograr sus propios  objetivos, que incluye alimentos y bebidas; a menudo se combina con algún tipo de deporte, según las exigencias de cada persona y no siempre tiene que ser de privación, restricción, o de cuenta de calorías. Los objetivos según los cuales cada uno sigue su propia dieta son diferentes, adelgazamiento, definición, aumento de masa muscular, problemas de salud, para mantener un dato peso antes de competiciones o pruebas físicas, o simplemente para el bienestar físico y mental, pero siempre debería ser una dieta echa en respecto de la salud.

¿Entonces puedo comer de todo?

En principio sí, pero tenemos que tener en cuenta:

  • que la variabilidad individual es grandísima (edad, sexo, actividad física, estilo de vida, enfermedades ecc…), y que cada dieta tiene que ser PERSONALIZADA según las características del sujeto, su objetivo, su morfotipo, su necesidades energéticas y su costumbres laborales y culturales
  • que la dieta tiene que ser EQUILIBRADA: incluyendo todos los macro (carbohidratos, proteínas, grasas y agua) y micronutrientes (vitaminas y sales minerales) en porcentajes que pueden variar según cada persona, y VARIADA
  • debido a que la dieta tiene que ser antes de todo saludable tenemos que descartar algunos alimentos que siempre, quien más y quien meno, dañan al cuerpo: azucares simples, grasas trans que se encuentran en la mayoría de la comida procesada, fritos y frituras, bollería industrial, bebidas azucaradas o alcohólicas, refrescos y salsas como kétchup, mostaza, mayonesa ecc…

Dicho esto, cualquier dieta tiene su “cheat meal”, es decir, una comida libre que se puede hacer en media una vez a la semana, incluyendo también los alimentos “prohibidos” sobre mencionados, porque nuestro cuerpo tiene que “saber”, “darse cuenta” que existen, para que no aparezcan hipersensibilidades a dichos alimentos; un ejemplo para aclarar este asunto es aquello de las personas que eliminan el gluten de su alimentación aunque no tengan ningún tipo de alergia, intolerancia o sensibilidad; estas personas deberían introducirlo de vez en cuando, dándose un capricho, para que el cuerpo sepa que existe el gluten, y para que, a lo largo, no lo reconozca como enemigo dando origen a hipersensibilidades; incluso que la comida libre favorece también los aspectos psicológicos y emocionales, reduciendo el nivel de estrés.

La respuesta al título de este artículo es SI, si somos persona sanas, sin alergias, ni intolerancias, ni patologías gastrointestinales, ni de los riñones, deberíamos comer de todo, siguiendo una dieta más variada posible, incluyendo todos los alimentos, según los porcentajes más aptos para nuestra situación y nuestros objetivos; además no es tan importante el CUANTO comer si no el CUANDO, los ritmos circadianos de las hormonas del cuerpo regulan la absorción de los nutrientes en manera que hay momentos del día que son mejores para consumir carbohidratos, otros para grasas y otros aun para proteínas.

¡Y que no falte el “cheat meal”!

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *