Diferencias entre Alergias e Intolerancias

alergias

En la experiencia laboral cotidiana a menudo tratamos con personas con alergias e intolerancias alimentarias, pero pocos saben realmente lo que son, y por eso hay que explicar un poquito este asunto, para aclarar un tema tan confuso.

  • ALERGIA: reacción adversa a un alérgeno, en este caso una sustancia en los alimentos que no es reconocida por nuestro organismo y provoca una reacción exagerada del sistema inmunológico que empieza a fabricar anticuerpos contra esta sustancia; los síntomas se presentan rápidamente y no son “dosis-dependientes” o sea basta ya una pequeñísima dosis para provocar la reacción inmunológica. Las alergias alimentarias más frecuentes son a la leche (a sus proteínas), huevos, soja, trigo, frutos secos, pescado y marisco.
  • INTOLERANCIA: cuando el organismo no puede digerir determinados alimentos, por falta de algunos enzimas o simplemente porque tiene una sensibilidad respecto a sustancias presentes en el alimento; no es implicado el sistema inmunológico, no hay respuesta de anticuerpos; los síntomas se presentan a distancia, y su gravedad depende de la cantidad de alimento ingerida (puede ser que, a bajas dosis no se presenten los síntomas). Las causas más comunes son la lactosa (azúcar de la leche) y el gluten (proteína del trigo), pero cuidado…no estamos hablando de enfermedad celiaca, esta es otra cosa y os lo contaremos la semana que viene.

Alergias e intolerancias a menudo se equivocan porque los síntomas muchas veces son similares: los principales son dolores abdominales, diarrea, nausea, hinchazón de estómago, irritaciones de la piel… pero generalmente los de las alergias son más graves y pueden convertirse en problemas respiratorios hasta el shock anafiláctico.

¿Cuál tratamiento?

En el caso de las alergias la única solución es la dieta de exclusión o sea eliminar totalmente el alimento; cuando pero hablamos de alergia a la leche hablamos de sensibilidad a su proteínas, y en este caso existen fórmulas de leche hidrolizadas apta para los alérgicos, que llevan proteínas hidrolizadas, o sea pre digeridas en fragmentos más pequeños que no deberían ser reconocidos como extraña del sistema inmunológico.

Sobre las intolerancias es algo distinto, siendo dosis dependientes puede ser que después de un tiempo de exclusión de la dieta (por lo menos un mes) se pueda reintroducir el alimento aumentando poco a poco las cantidades hasta que aparecen los síntomas, esa será la máxima cantidad que se puede comer; esto pero pasa pocas veces, normalmente el alimento sigue molestando siempre un poquito. Hemos dicho que las más comunes son a la lactosa (azúcar de la leche) y al gluten (proteína del trigo), por esto, hablando de suplementación, siempre tenemos en tienda nuestras marcas de confianza con productos principalmente “sin gluten” y “sin lactosa”, para satisfacer a todos nuestros clientes, y porque lo que más nos importa es la salud.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *