Canary Extreme: Barranco de los Cernícalos, Gran Canaria

canary_extreme_cernicalo

Realizar senderismo es una experiencia maravillosa donde conectamos con la naturaleza y si lo hacemos en familia…¡increíble!. Hoy te recomendamos El Barranco de los Cernícalos, considerado por la mayoría que lo han visitado un oasis, uno de los lugares más bonitos de la isla de Gran Canaria. Se trata de un sendero muy accesible, perfectamente acondicionado, señalizado y apto para casi todos los niveles. Tiene una longitud de 8 kilómetros (ida y vuelta) pero son 3 kilómetros los que son aptos para los niños y se tarda aproximadamente 4 horas, contando con las paradas obligatorias para disfrutar del camino.

Desde que iniciamos el sendero hasta el primer salto de agua, a unos 3 kilómetros y medio, la dificultad es baja. A partir de aquí las exigencias aumentan un poco más, ya que tendremos que subir por rocas, pasar por terrenos resbaladizos, troncos caídos, piedras sueltas y mucha vegetación, este tramo ya es para expertos.

A continuación te damos las indicaciones para poder disfrutar dicho sendero

canary_xtreme_agua

El Barranco de los Cernícalos se encuentra en la zona de Los Arenales, en Lomo Magullo. Dejamos el coche en el parking del merendero de Los Arenales y comenzamos a subir por un camino de asfalto y hormigón hasta llegar a la entrada del sendero, donde encontraremos un cartel que nos indica que nos vamos a adentrar en la Reserva Natural Especial Los Marteles y Paisaje Protegido Lomo Magullo. Continuamos a la derecha de la carretera y tomaremos siempre la SL-1 dirección a las cascadas.

Nos adentramos al barranco por un claro de tierra y piedras, comenzaremos a ver los primeros eucaliptos, cañas y moreras, más adelante encontramos otra señalización que nos indica el camino hacia las cascadas. Continuamos nuestro camino y comenzamos a oir agua, veremos a nuestra izquierda una acequia y unas ruinas de un antiguo pozo. Una vez pasadas caminamos unos metros por la acequia hasta retomar la vereda que comenzará a estrecharse a medida que ascendemos por el barranco.

Esta zona se caracteriza por haber muchas laurisilva, cañas, berros y zarzamoras. A medida que el barranco se cierra sobre nosotros la presencia del caudal de agua va siendo cada vez mayor y la vegetación más tupida, llegando a puntos en los que pasamos por caminos muy estrechos. A continuación, el camino empieza a inclinarse y podemos ver el Sauce Canario, por este motivo el Barranco de los cernícalos está especialmente protegido, en él se alberga la mayor concentración de Sauce Canario en todas las islas.

Una vez hemos ganado algo de altitud, nos separamos del cauce del agua y empezamos a ver multitud de olivos salvajes. A partir de este punto hasta el final del sendero la dificultad aumenta y con ellos la diversión para los más atrevidos (a partir de aquí no recomendamos ir con niños). 

Continuamos el camino con tierra suelta y algunas piedrecitas, debemos tener cuidado con resbalarnos, sobre todo en la bajada. Más adelante el sendero se vuelve abierto y podemos ver ejemplares de lagarto, lisa canaria, cernícalos, algún gavilán, canarios, mirlos y pequeñas aves. En seguida nos adentraremos en un tupido bosque de laurisilva, siendo ya el último tramo de nuestro sendero, un camino irregular donde en ocasiones hay pendientes acentuadas como llanos. Transcurrimos al lado del cauce del agua, en ese tramo hay muy poca luz debido a la frondosidad de los árboles y empezamos a subir sorteando grandes piedras, raíces y árboles llegando a la cascada principal un doble salto de agua de aproximadamente unos 5 metros. Aprovechamos este punto para refrescarnos, descansar y relajarnos en este magnífico paisaje.

En este punto podemos decidir si nos damos la vuelta o continuamos durante 1 kilómetro más para ver las otras dos cascadas. Si decidimos seguir, justo detrás de la cascada tenemos una pendiente de piedras muy inclinada que tendremos que subir, debemos tener precaución tanto al subir como al bajar. Estos saltos de agua no son gran cosa, pero al no ser muy visitados su aspecto salvaje resulta cautivador, llegado al final del sendero tenemos que volver sobre nuestros pasos, con cuidamos haremos el camino de vuelta por donde hemos venido.

Esperamos que te haya gustado nuestra recomendación y recuerda..¡Cuida nuestros montes! Recoge tu basura. ¡Feliz fin de semana!

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *