El azúcar de la vida: La Fructosa

la-fructosa-blog-canary-sport

La fruta es un alimento muy importante para la salud, fuente de hidratos de carbono, azucares, vitaminas, sales minerales y agua; pero no todas son iguales, debemos tener cuenta del índice glucémico(IG) de cada fruta, es decir la velocidad con la cual sube el nivel de glucosa en la sangre, que puede ser más o menos alta según el tipo de fruta consumido; tenemos fruta con IG medio alto, como plátano, sandía, melón, uva, piña, higos, mandarina etc.. Y otra con IG bajo como manzana, pomelo, cerezas, fresas, naranja, nectarinas ecc…

El azúcar más abundante en la fruta es la fructosa, que no se absorbe tan rápidamente como la glucosa y tiene un poder endulzante mayor; algunos dicen que es buena para la dietas de las personas con diabetes y para quien quiere adelgazar, debido a que no va a determinar el pico de insulina como cuando tomamos glucosa y a que, teniendo un poder endulzante mayor, hace falta en menor cantidad.

De hecho, esta teoría es errónea, sobre todo si la fructosa proviene de los productos industriales como zumos de fruta y bebidas con fructosa añadida, que normalmente son pobres en fibra (la fibra disminuye la capacidad de absorción del azúcar) y en vitaminas (efecto antioxidante), así que no es lo mismo para nuestro cuerpo comer una manzana o beber un zumo de manzana, aunque 100%, ¡que lo sepáis!

Sabemos que la fruta es buena y saludable, porque junto con la fructosa lleva vitaminas, antioxidantes y sales minerales, mientras que los zumos industriales no contienen la cantidad optima de este endulzante natural. La fructosa no provoca picos de la glucemia, también es cierto que se convierte con facilidad en grasa; el cuerpo tiene dos sitios para el almacenaje de los azucares que son el glucógeno muscular y el hepático, pero la fructosa se almacena en una pequeña proporción en el musculo si no lo hace en el glucógeno hepático, que es aproximadamente 80-100g en total en el cuerpo; así que, si estas reservas de glucógeno ya se llenan, un consumo excesivo de fructosa lo transforma en grasa acumulándose en el tejido adiposo.

Los mejores momentos para consumir fruta es por la mañana, cuando las reservas de glucógeno están casi agotadas después el ayuno nocturno, y la primera parte del día, cuando el cuerpo tiene todo el tiempo de utilizar los nutrientes como fuente de energía, sin que se acumulen en el tejido adiposo; esto vale para todas las personas que quieren seguir una alimentación saludable y variada, para los deportistas, para quien hace entrenamientos largos e intensos las necesidades energéticas son mayores entonces la fruta resulta importante en todos los momentos del día, hasta la noche.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *